martes, 29 de noviembre de 2022 12:52h.

Extraordinario hallazgo de 24 estatuas etruscas y romanas de hace 2300 años en la Toscana

En total, se han encontrado 24 estatuas de bronce en un perfecto estado, además de exvotos y unas cinco mil monedas de oro, plata y bronce. Las autoridades lo consideran “el hallazgo más importante desde los bronces de Riace” en 1972.
Fuente: MIC (Ministero della Cultura)
Fuente: MIC (Ministero della Cultura)

San Casciano dei Bagni es un pequeño pueblecito italiano ubicado en la provincia de Siena que solo cuenta unos 1500 habitantes, pero a partir de ahora tendrá seguramente una vida económica y social muy distinta. ¿La causa? Gracias a las tareas de excavación del santuario etrusco-romano de la población –concretamente, en la zona de las termas-, se han encontrado varias estatuas que habían quedado enterradas en el barro y las aguas durante siglos.   

Esta afirmación no es exagerada, pues según el ministerio de Cultura italiano este descubrimiento, “reescribirá la historia” de la estatuaria de la época. Además, el director general de Museos del país, Máximo Osanna, lo ha calificado como “el hallazgo más importante desde los bronces de Riace” (esto es, las estatuas gigantes griegas que se encontraron cerca de esta población, en el fondo del mar, en 1972), además de “uno de los bronces más significativos jamás encontrados en la historia del Mediterráneo antiguo”. Tanto, que se ha anunciado la puesta en marcha de un museo en San Casciano dei Bagni destinado a albergar todos los hallazgos y al que se sumará, según el propio Osanna, un parque arqueológico.

Las estatuas representan a deidades de este lugar sagrado al que muchos acudían esperando curar sus enfermedades (allí, entre las aguas termales, rezaban a dichas imágenes pidiendo ayuda en su sanación). Así, en las últimas semanas se han encontrado efigies de Hygieia y Apolo, además de un bronce similar al Arringatore que se descubrió en Perugia. Dos piezas del total de más de veinte estatuas de bronce que hasta ahora se han hallado, además de exvotos y unas cinco mil monedas de oro, plata y bronce.

Llama la atención el excepcional estado de conservación de dichas estatuas, gracias, principalmente, a la situación en que estaban, protegidas por el barro y las aguas. Aún se pueden leer las inscripciones en etrusco y latín que presentan y en donde aparecen los nombres de importantes familias etruscas del territorio.

Se han fechado estas piezas entre el siglo II y I a de C., esto es, durante una época en la que no solo había un conflicto entre Roma y las ciudades etruscas, también en el seno de estas últimas, por lo que su estudio puede también arrojar algo de luz sobre esta fase de la historia de Italia.

En tal hallazgo han colaborado especialistas de muy distintas disciplinas, entre ellos, arquitectos, geólogos, arqueobotánicos y expertos en epigrafía y numismática.

Distintas instantáneas de las estatuas / MIC Ministero della Cultura