miércoles, 29 de junio de 2022 00:00h.

El rostro de una mujer de hace 4 000 años

Los investigadores del Museo de Moravia y de la Academia de las Ciencias Checa han utilizado distintas técnicas para reconstruir de forma realista el rostro de una poderosa mujer de la edad del bronce ubicada en la zona de la actual Bohemia.

Imagen-min

Tenía unos 35 años cuando falleció, hace unos cuatro mil años. Fue enterrada en Mikulovice, cerca de la frontera polaca, en una zona vinculada a la cultura de Unetice, una de las más avanzadas de Europa y fundamental para el desarrollo político, social y económico del territorio. La mujer, además, formaba parte de las elites del lugar y tenía los ojos castaños, el cabello negro y la piel clara. Junto a ella había cinco pulseras de bronce, dos aretes de oro, tres agujas de bronce y, como pieza más sobresaliente, un bello collar de ámbar de tres hileras formado por más de 400 cuentas. Nunca, de hecho, se ha hallado una tumba más rica para una mujer de esta cultura, no existiendo “paralelo entre los hallazgos de este periodo”, como asegura Michal Ernée, del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias de la República Checa.

Fuente: Zdenek Matyas. Instituto de Arqueología AS CR

La tumba logró sobrevivir a varios siglos de pillaje, civilización y desastres hasta que en tiempos recientes fue desenterrada por los arqueólogos. Su hallazgo resultó tan importante que los investigadores del Museo de Moravia y de la Academia de las Ciencias Checa decidieron reconstruir el aspecto de la mujer utilizando los restos hallados y el ADN de los huesos. De este modo descubrieron el color de su piel, cabello y ojos, así como la forma de su cabeza y rasgos.

La antropóloga Eva Vaníčková (imagen) es, junto al escultor Ondřej Bílek, la principal responsable de la recreación. Fuente: Zdenek Matyas. Instituto de Arqueología AS CR

El resultado de todo ello se acaba de dar a conocer, permitiéndonos contemplar tras cuatro mil años el aspecto de esta desconocida. Todo, gracias a una labor ardua y buscando una imagen realista basada en hechos probados. Como dice Eva Vaníčková en calidad de representante del Laboratorio de Reconstrucción Antropológica del Museo, “no es una especulación o una idea artística”, sino algo extraído de los datos objetivos.  

Se han creado copias exactas de las joyas, entre ellas el collar de más de 400 cuentas, los pendientes y las pulseras de oro. Fuente: Zdenek Matyas. Instituto de Arqueología AS CR


Las joyas las ha realizado la restauradora Ludmila Barčáková y el orfebre Radek Lukůvka. Fuente: Zdenek Matyas. Instituto de Arqueología AS CR

La iniciativa se suma a las tareas destinadas a acercar al gran público el mundo fascinante de la arqueología y sus formas de investigación. Lo cual, en los tiempos que corren, parece cada vez más fundamental. Como explica Vaníčková, trabajos así permiten “que la generación actual, que crece en un ‘entorno digital’, perciba la investigación arqueológica de una forma integral y comprensible”. De este modo algo tan impensable hace décadas como contemplar el aspecto de nuestros más lejanos antepasados, se va haciendo cada vez más posible.