sábado, 20 de abril de 2024 00:00h.

Siete poemas de Pedro Salinas

Pedro-Salinas (1)-min
Pedro Salinas

(Madrid, 27 de noviembre de 1891 – Boston, 4 de diciembre de 1951)

Perteneció a la llamada Generación del 27 y se le considera el más destacado “poeta del amor” de entre sus integrantes. Estudió Derecho en la Universidad de Madrid pero luego se matriculó en Filosofía y Letras. Fue en esos años cuando publicó en la revista Prometeo sus primeros poemas. En 1913 fue secretario de la sección de Literatura del Ateneo de Madrid y, al año siguiente, tras conseguir plaza de lector de español en la Sorbona, se trasladó a París. En 1917 obtuvo su doctorado y logró cátedra en la Universidad de Sevilla, en donde viviría junto a su esposa hasta 1929. Luego, retornó a Madrid, en donde fundó la revista Índice Literario. En esos años su poesía recibió el influjo de Juan Ramón Jiménez y la vanguardia futurista y ultraísta, como demuestran sus obras Presagios (1923), Seguro azar (1929) y Fábula y signo (1931).

Los años treinta los vivió en Santander, en donde se enamoró de Catherine R. Whitmore, a quien dedicó su trilogía poética La voz a ti debida (1933), Razón de amor (1936) y Largo lamento (1939), obras que ofrecen un cambio de estilo respecto a lo que anteriormente había hecho y que muestran su plenitud como poeta. Al iniciarse la Guerra Civil española se dirigió a Francia, y luego, a Estados Unidos, en donde trabajó como profesor visitante en el Wellesley Collage, la Universidad Johns Hopkins de Baltimore y la Universidad de Puerto Rico. En estos años su poesía experimentó un nuevo cambio, marcado por el exilio, la edad y el contexto que le tocó vivir, como demuestran obras como El contemplado (1946), Todo más claro y otros poemas (1949) o Confianza (publicado, póstumamente, en 1955).

No solo escribió Salinas poesía. Igual hizo teatro y dejó algunas obras en prosa, como Vísperas del gozo (1926), La bomba increíble (1950) y El desnudo impecable y otras narraciones (1951). Además, publicó diversos ensayos sobre literatura que han tenido una gran influencia entre los estudiosos.

Salinas entendió su propia poesía como “una aventura hacia lo absoluto”. Para él, la poesía era, ante todo, autenticidad, belleza e ingenio. Los estudios que se le han dedicado destacan sus versos cortos y su renuncia a la rima, además de su “conceptismo interior” –en palabras de Leo Spitzer-, o, muy especialmente, la forma en que ahonda en el sentimiento amoroso, pues en su obra este da plenitud y sentido a la vida, y no sufrimiento.

AYER TE BESÉ EN LOS LABIOS

Ayer te besé en los labios.
Te besé en los labios. Densos,
rojos. Fue un beso tan corto,
que duró más que un relámpago,
que un milagro, más. El tiempo
después de dártelo
no lo quise para nada ya,
para nada
lo había querido antes.
Se empezó, se acabó en él.

Hoy estoy besando un beso;
estoy solo con mis labios.
Los pongo
no en tu boca, no, ya no…
-¿Adónde se me ha escapado?-.
Los pongo
en el beso que te di
ayer, en las bocas juntas
del beso que se besaron.
Y dura este beso más
que el silencio, que la luz.
Porque ya no es una carne
ni una boca lo que beso,
que se escapa, que me huye.
No.
Te estoy besando más lejos.

LA VOZ A TI DEBIDA

Tú vives siempre en tus actos.
Con la punta de tus dedos
pulsas el mundo, le arrancas
auroras, triunfos, colores,
alegrías: es tu música.
La vida es lo que tú tocas.

De tus ojos, sólo de ellos,
sale la luz que te guía
los pasos. Andas
por lo que ves. Nada más.

Y si una duda te hace
señas a diez mil kilómetros,
lo dejas todo, te arrojas
sobre proas, sobre alas,
estás ya allí; con los besos,
con los dientes la desgarras:
ya no es duda.
Tú nunca puedes dudar.

Porque has vuelto los misterios
del revés. Y tus enigmas,
lo que nunca entenderás,
son esas cosas tan claras:
la arena donde te tiendes,
la marcha de tu reloj
y el tierno cuerpo rosado
que te encuentras en tu espejo
cada día al despertar,
y es el tuyo. Los prodigios
que están descifrados ya.

Y nunca te equivocaste,
más que una vez, una noche
que te encaprichó una sombra
-la única que te ha gustado-.
Una sombra parecía.
Y la quisiste abrazar.
Y era yo.

NO RECHACES LOS SUEÑOS POR SER SUEÑOS

No rechaces los sueños por ser sueños.
Todos los sueños pueden
ser realidad, si el sueño no se acaba.
La realidad es un sueño. Si soñamos
que la piedra es la piedra, eso es la piedra.
Lo que corre en los ríos no es un agua,
es un soñar, el agua, cristalino.
La realidad disfraza
su propio sueño, y dice:
”Yo soy el sol, los cielos, el amor.”
Pero nunca se va, nunca se pasa,
si fingimos creer que es más que un sueño.
Y vivimos soñándola. Soñar
es el modo que el alma
tiene para que nunca se le escape
lo que se escaparía si dejamos
de soñar que es verdad lo que no existe.
Sólo muere
un amor que ha dejado de soñarse
hecho materia y que se busca en tierra.

35 BUJÍAS

Sí. Cuando quiera yo
la soltaré. Está presa,
aquí arriba, invisible.
Yo la veo en su claro
castillo de cristal, y la vigilan
—cien mil lanzas— los rayos
—cien mil rayos— del sol. Pero de noche,
cerradas las ventanas
para que no la vean
—guiñadoras espías— las estrellas,
la soltaré. (Apretar un botón.)
Caerá toda de arriba
a besarme, a envolverme
de bendición, de claro, de amor, pura.
En el cuarto ella y yo no más, amantes
eternos, ella mi iluminadora
musa dócil en contra
de secretos en masa de la noche
—afuera—
descifraremos formas leves, signos,
perseguidos en mares de blancura
por mí, por ella, artificial princesa,
amada eléctrica.

EL CONTEMPLADO

De mirarte tanto y tanto,
de horizonte a la arena,
despacio,
del caracol al celaje,
brillo a brillo, pasmo a pasmo,
te he dado nombre; los ojos
te lo encontraron, mirándote.
Por las noches,
soñando que te miraba,
al abrigo de los párpados
maduró, sin yo saberlo,
este nombre tan redondo
que hoy me descendió a los labios.
Y lo dicen asombrados
de lo tarde que lo dicen.
¡Si era fatal el llamártelo!
¡Si antes de la voz, ya estaba
en el silencio tan claro!
¡Si tú has sido para mí,
desde el día
que mis ojos te estrenaron,
el contemplado, el constante
Contemplado!

AFÁN

No, no me basta, no.
Ni ese azul en delirio
celeste sobre mí,
cúspide de lo azul.
Ni esa reiteración
cantante de la ola,
espumas afirmando,
síes, síes sin fin.
Ni tantos irisados
primeros de las nubes
—ópalo, blanco y rosa—,
tan cansadas de cielo
que duermen en las conchas.
No, no me bastan, no.
Colmo, tensión extrema,
suma de la belleza
el mundo, ya no más.
Y yo más.
Más azul que el azul
alto. Más afirmar
amor, querer, que el sí
y el sí y el sí.
La tarde, ya en el límite
de dar, de ser,
agota sus reservas:
gozos, colores, triunfos;
me descubre los fondos
de mares y de glorias,
se estira, vibra, tiembla,
no puede más.
Lo sé, se va a romper
si yo le grito esto
que ya le estoy gritando
irremisiblemente
a golpes:
«Tú, ya no más; yo, más.»

AQUÍ EN ESTA ORILLA BLANCA…

Aquí
en esta orilla blanca
del lecho donde duermes
estoy al borde mismo
de tu sueño. Si diera
un paso mas, caerla
en sus ondas, rompiéndolo
como un cristal. Me sube
el calor de tu sueño
hasta el rostro. Tu hálito
te mide la andadura
del soñar: va despacio.
Un soplo alterno, leve
me entrega ese tesoro
exactamente: el ritmo
de tu vivir soñando.
Miro. Veo la estofa
de que está hecho tu sueño.
La tienes sobre el cuerpo
como coraza ingrávida.
Te cerca de respeto.
A tu virgen te vuelves
toda entera, desnuda,
cuando te vas al sueño.
En la orilla se paran
las ansias y los besos:
esperan, ya sin prisa,
a que abriendo los ojos
renuncies a tu ser
invulnerable. Busco
tu sueño. Con mi alma
doblada sobre ti
las miradas recorren,
traslúcida, tu carne
y apartan dulcemente
las señas corporales,
por ver si hallan detrás
las formas de tu sueño.
No lo encuentran. Y entonces
pienso en tu sueño. Quiero
descifrarlo. Las cifras
no sirven, no es secreto.
Es sueño y no misterio.
Y de pronto, en el alto
silencio de la noche,
un soñar mío empieza
al borde de tu cuerpo;
en él el tuyo siento.
Tú dormida, yo en vela,
hacíamos lo mismo.
No había que buscar:
tu sueño era mi sueño.