martes, 16 de agosto de 2022 00:38h.

Se descubre un autorretrato de Van Gogh oculto en el reverso de otra pintura

Estaba en la parte trasera de otra obra, tapado por cartón y pegamento, y se ha descubierto gracias a los rayos X. La Galería Nacional de Escocia, responsable del descubrimiento, espera recuperarlo íntegramente.   

El autorretrato visto con Rayos X y la obra donde se oculta
El autorretrato visto con Rayos X y "Retrato de una campesina con la cofia blanca"

Los trazos de Van Gogh siempre resultaban más caros de lo habitual. Pintaba directamente del tubo y lo hacía con gran rapidez, gastando así grandes cantidades de pintura. En las cartas a su hermano Theo son habituales sus peticiones de nuevo material, así como las alusiones a sus problemas económicos. Por eso cuando se le acababan los lienzos era capaz de pintar donde fuera, hasta en los trapos de cocina si era necesario. También, como en este caso, en obras ya completadas. Porque esta es la gran curiosidad de este descubrimiento: no se ha hallado bajo una pintura, como sucede a veces, cuando el artista borra la obra realizada para reaprovechar el lienzo, sino que Van Gogh decidió pintarlo en 1887 en el reverso de un trabajo terminado dos años atrás, su Retrato de una campesina con la cofia blanca.

La conservadora Lesley Stevenson sostiene Retrato de una campesina con la cofia blanca. Al fondo, la imagen del Van Gogh oculto | National Galleries of Scotland

El descubrimiento de la pintura lo hicieron los responsables de la Galería Nacional de Escocia cuando preparaban el cuadro para una exposición llamada A Taste for Impressionism. Así, cuando le realizaron una radiografía para comprobar su estado vieron en la pantalla, bajo una capa de pegamento y cartón, un dibujo oculto: un autorretrato del propio Van Gogh.

Imagen obtenida por Rayos X del autorretrato | National Galleries of Scotland

Según los descubridores debieron ser personas ajenas al pintor, concretamente, los responsables del museo Stedelijk, quienes en 1905 ocultaron ese autorretrato al considerarlo poco interesante frente al que había en su anverso. Luego la pintura tuvo varios dueños –entre ellos, Evelyn St Croix Fleming, la madre de Irving Fleming, el creador de James Bond- hasta que fue a parar a la Galería Nacional de Escocia.

Los encargados de esta entidad dicen que su objetivo es quitar estos añadidos para recuperar la pintura original, aunque son conscientes de la complejidad de la tarea, pues debe hacerse sin provocar daños en la obra principal. Por eso, hasta ese momento, ofrecen a los visitantes la posibilidad de ver la imagen obtenida por rayos X.

Reverso del cuadro de Retrato de una campesina con la cofia blanca y que oculta el autorretrato de Van Gogh | National Galleries of Scotland

Este descubrimiento permite, entre otras cosas, corroborar algunas de las prácticas de Van Gogh, quien en 1887 vivía todavía en París, experimentando con la pintura y soñando con el éxito. Pronto se trasladaría a Arlés, en donde viviría ese episodio que le llevó a amputarse la oreja e ingresar en el Sanatorio de Saint-Rémy-de-Provence. Luego iría a Auvers-sur-Oise, en donde moriría en 1890 tras pegarse un tiro en el pecho.